Cuando trabajamos en bricolaje, construcción de muebles o artesanías resulta necesario aprender como esconder tornillos en madera. De hecho, ocultar tornillos disimula el método de unión usado. Además, cambia la apariencia estética del mueble o artesanía. Por tal motivo, haré una revisión de los métodos para ocultar tornillos más utilizados por aficionados y profesionales.

Herramientas necesarias.

Para aplicar estos métodos necesitamos de algunas herramientas básicas. Estas son:

  • Una broca avellanadora (del mismo diámetro de la cabeza del tornillo a ocultar)
  • Una broca para cortar tarugos
  • Un taladro
  • Tarugos de madera (en caso de no contar con una broca corta tarugos.)
  • Serrucho, sierra de mano o formón.
  • Lija de grano medio.

En caso de no contar con una broca avellanadora podemos usar una broca para madera del mismo diámetro de la cabeza del tornillo.

Metodo 1: cabeza de tornillo embutido y tarugo.

En primera lugar con la broca avellanadora y el taladro perforamos un agujero hasta el espesor medio de la madera a unir. Como podemos ver nos queda un agujero avellanado para embutir la cabeza del tornillo. Luego, insertamos el tornillo y lo ajustamos a tope.

En caso de contar con broca corta tarugos; los cortamos en otro pedazo de madera. Si ya contamos con tarugos listos untamos uno con cola vinílica y lo insertamos en el agujero avellanado donde embutimos el tornillo. Como vemos queda un excedente, lo cortamos con serrucho, sierra de mano o con un formón bien afilado. Retocamos con un poco de lija para terminar.

No es estrictamente necesario hacer el trabajo con una broca avellanadora. Podemos hacer el agujero con una broca del mismo diámetro que la cabeza del tornillo. En tal caso, habrá que tener cuidado de no pasarse del espesor medio de la madera.

En caso que tampoco contemos con una broca para cortar tarugos podemos fabricarlos previamente utilizando otros métodos. Siempre debemos tener presente que estos deben calzar justo en el agujero avellanado.

unir madera sin que se vean los tornillos
Tarugo y superficie lijada.

Aunque en la medida que podamos debemos adquirir mejores herramientas, ya que nos simplificarán mucho más el trabajo.

Metodo 2: tornillo oculto bajo un trozo de viruta.

En este caso tomamos el formón bien afilado y levantamos un pedacito de viruta en la zona donde colocaremos el tornillo. En la zona donde levantaste la viruta perfora el agujero avellanado para embutir la cabeza del tornillo.

Una vez tengas el agujero avellanado inserta el tornillo y ajústalo normalmente. Luego aplica cola vinílica, pega la viruta y prensa la zona con un sargento o sistema de sujeción hasta que seque la cola vinílica.

Levantando un pedacito de viruta.

En este caso en particular puedes reemplazar la cola vinílica por cianoacrilato ya que pega al instante y no será necesario prensar la zona. Cuidado de no pegarte los dedos con el cianoacrilato !. Para finalizar retoca la zona de la viruta con un poco de lija para terminar el trabajo.

Como puedes ver el tornillo queda perfectamente oculto. Sin embargo, para aplicar este método es necesario contar con un poco de práctica así que no te preocupes si en tus primeros intentos arrancas un pedazo entero de viruta. Sigue intentando hasta mejorar la técnica.

Conclusiones finales.

Ambos métodos son muy buenos para ocultar cabezas de tornillos y mejorar la estética del mueble. Como recomendación general, si el mueble será pintado como acabado final cualquiera de estos métodos pueden ser aplicados.

En caso de que el mueble sea barnizado, el método más recomendado es el método 2. Esto resulta lógico porque en este caso, la viruta pegada disimula mucho mejor la presencia de tornillos.

En el método con tarugo si bien este se corta al ras y se lija la superficie siempre será levemente visible un taponcito que oculta algo. Naturalmente, si eres muy prolijo usando el método con tarugo la visibilidad de ese taponcito dará un buen acabado a ese mueble.

Sin duda alguna, ambos métodos resultan adecuados para esconder tornillos en madera.

Tornillos escondidos.

Como mencioné líneas arriba, estos métodos pueden ser fácilmente realizables con brocas comunes y tarugos fabricados artesanalmente. Aunque en la medida que avancemos en trabajos y experiencia es mejor hacernos de mejores herramientas también.

Sin lugar a dudas, armados con mejores herramientas nuestros trabajos lucirán más profesionales y desde luego nuestra mano de obra incrementará su valor.

¿Pusiste en práctica estos métodos? ¿Cuál es tu preferido o que otro método utilizas? Comenta abajo que te parecieron ambos métodos que método utilizas o que mejorarías; incluso que otras herramientas recomendarías.

Categorías: Hecho en casa

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.