Mayormente cuando nos iniciamos en trabajos con madera, melaminas, placas de MDF podemos desconocer la forma de hacer agujeros correctamente. Llenos de energía y emoción por este nuevo e interesante oficio o pasatiempo pasamos por alto ciertos detalles que, lejos de ser un crimen, nos costara nuestros primeros proyectos con detalles a la vista.

Para minimizar el impacto de tales errores haremos un repaso en una tan sencilla tarea como es realizar los agujeros correctamente en madera con la ayuda de algunas primeras herramientas de utilidad.

Agujereado.

Para unir 2 o más partes es muy común realizar agujeros. Como hacer agujeros en madera con taladro no es una complejidad. Aunque, sin importar el espesor del material  a perforar podemos clasificarlos en dos tipos: Agujeros pasantes y agujeros ciegos.

agujeros

Agujero pasante y agujero ciego

Los agujeros pasantes atraviesan la pieza a ensamblar de una cara a la otra. Para ello tomamos un taladro, elegimos el diámetro de la mecha o broca para madera (la broca de 3 puntas como suele decirse y del diámetro del tornillo) y perforamos atravesando la pieza de lado a lado. De esta manera, unimos dos piezas mediante un tornillo que los atraviesa completando la unión y ajustando una arandela y una tuerca del lado opuesto para su fijación.

Por su parte, los agujeros ciegos  son aquellos agujeros que tienen una cierta profundidad. Es decir, su profundidad depende del largo del tornillo o pieza que va alojado en él. Un agujero ciego lo perforamos con mecha y taladro pero hasta cierta profundidad. Por ejemplo, son útiles cuando queremos colocar una bisagra cazoleta. Para ello no usaremos una mecha común y corriente, sino una mecha o fresa forstner del diámetro de la cazoleta.

En ocasiones podemos también usar las mechas comunes para realizar agujeros ciegos en uniones con tarugos de madera. En tal caso, perforamos el agujero hasta la profundidad que debamos colocar el tarugo.

Avellanado.

Cuando Perforamos agujeros hemos oído hablar alguna vez de agujeros avellanados. ¿Pero a que llamamos  agujero avellanado? El avellanado consiste en el ensanchamiento de un agujero. Este puede ser en forma cónica o cilíndrica y es muy utilizada en el ensamblaje de partes. Además, un agujero avellanado dará mejor aspecto visual al trabajo final por lo que vale la pena realizarlo.

Agujero sin avellanar y agujero avellanado

Agujero avellanado y sin avellanar

Agujero sin avellanar y agujero avellanado

Tornillo sin empotrar/ tornillo empotrado

Para hacer este tipo de agujereado necesitaremos brocas para madera con avellanador incorporado. También servirá una broca y un avellanador por separado.

Con el avellanado se fresa una cavidad al principio del agujero. Esta cavidad sirve para alojar la cabeza de un tornillo ya sea de cabeza cilíndrica o cónica. Tomamos entonces la mecha avellanadora, el taladro y perforamos el agujero guía. De este modo, la cabeza del tornillo quedará al ras de la superficie y la terminación del trabajo lucirá más profesional.

Si contamos con la mecha y el avellanador por separado podemos perforar primero el agujero guía y luego avellanar el agujero. El avellanado puede ser hecho en metal, maderas u otros compuestos. En este caso lógicamente lo aplicamos en madera.

Atornillado.

Es el paso final en un ensamblaje. Una vez hechos los agujeros procedemos a colocar los tornillos. Estos se ajustan con destornilladores manuales, taladros o atornilladores a batería. De preferencia es mejor atornillar con taladro a batería.

Los taladros atornilladores permiten ajustar el torque aplicado al tornillo como también regular la velocidad. Un punto muy importante a tener en cuenta. De este modo cada tornillo recibirá el mismo torque de ajuste. También evitara que nos pasemos de apriete con el riesgo de fisurar o romper la madera.

Usando atornillador a bateria

Atornillando con taladro

Tipos de atornilladores y tornillos

Destornilladores + tornillos

En algunos casos puede que no sea necesario perforar para ensamblar con tornillos dependiendo del proyecto y la dureza de la madera. Esto vale para el uso de tornillos auto perforantes ya que ellos mismos se abren paso en la fibra de la madera durante el atornillado, ahorrándonos tiempo y esfuerzo.

Como podrá verse, hacer agujeros en madera u otro material con taladro no resulta una tarea compleja. Teniendo en cuenta estos simples pasos nuestro proyecto lucirá con un mejor acabado. Esperamos te sean de utilidad estas recomendaciones, puedas mejorarlas y aplicarlas en tus trabajos con madera. Con la práctica mejoraras la técnica y tus proyectos se verán de maravilla.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *